Un breve paseo por el zoológico linuxero

Un breve paseo por el zoológico linuxero (humor)

Archivo

El mundo del sofware libre está lleno de animales; pingüinos, zorros rojos (que en realidad son osos pandas), elefantes, dromedarios, monos, ocelotes soñadores, cervatillos luchadores, patos pulcros. Pero los más divertidos son los usuarios. Veamos algunos de los ejemplares en exposición.

Este artículo se publicó en la prehistoria de Planeta Diego el 11/6/2011

  • El converso: Algo así como el equivalente a los testigos de Jehová de la informática. Insiste en contarle a todo el mundo, interesado o no, como después de instalar Linux no solo mejoró el rendimiento de su ordenador si no también su potencia sexual, su éxito con las mujeres y le desapareció el acné.
  • El arrepentido; Es el otro extremo del espectro. Resulta tan insoportable como el anterior. Sus monólogos se basan en como después de haber sido la persona que más contribuyó al kernel Linux después de Linus Torvalds, finalmente descubrió que es una mierda y que Windows es lo más grande que hay.
  • El usuario de la primera hora: ¿Escritorio gráfico?. ¿Drivers para ver perfectamente los videos de Youtube?. ¿Impresoras funcionando a la primera?. Eso es para maricas, los machos usan larguísimos comandos en modo texto y no necesitan ningún programa que no tengan que compilar. Su lema es «Nunca hagas nada de una manera sencilla si existe una manera complicada».
  • El accionista de Google: Puede combinarse con el anterior. Su respuesta a cualquier pregunta (aunque sea qué hora es) es «Busca en Google».
  • El defensor de pobres y ausentes: Escribe larguísimos post explicando porque el usuario normal no puede usar Linux. A veces pone como ejemplo a algún pariente específico como si todos conociéramos a su familia. El hecho de que no exista un usuario normal es algo que no tiene en cuenta.
  • El experto en busca de trabajo: Insiste en dar sus consejos sobre como Linux puede superar a Windows. El hecho de que los diga en lugares donde nadie tiene poder para aplicarlos parece no importarle.
  • El «Es lo que hay»: Usa y difunde el software libre pero sueña con que un tío desconocido le deje una herencia para comprarse una Mac.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *