Reinventarte usando codigo abierto (Segunda parte)

Este es el segundo artículo de una serie en la que comentamos como usar software de código abierto para reinventar nuestra economía. Economía que en muchos casos se vio perjudicada por la cuarentena. Como dije en un artículo anterior, no existen soluciones mágicas, pero es mejor intentarlo y fracasar a quedarnos sentados a esperar que nos coman los caranchos. 

Los medios popularizaron la imagen de veinteañeros que tienen una idea genial basada en la tecnología y consiguen inversores para ponerla en práctica. Gracias a eso ganan fortunas cambiando al mundo. La realidad es que la tasa de fracasos cuando se dan las tres condiciones (veinteañeros, idea genial e inversores) es muy alta. Es mucho más fácil tener éxito siendo una persona de experiencia que tiene una idea práctica que soluciona problemas existentes y que en lo posible no necesita gran inversión de capital. Esas ideas no ganan fortunas. pero, pagan las cuentas. 

Ser creativo no significa tener una idea glamorosa. La creatividad está en encontrar una nueva forma de hacer algo o encontrar un nuevo uso para lo que hacemos actualmente. 

El mundo no necesita un nuevo Facebook, necesita una forma más fácil de lavar los platos o de conseguir a las 6 de la mañana eso que a los niños le pidieron en el colegio para hoy y se olvidaron de avisarle a los padres. 

Lo que no está escrito no sirve 

Cuando estaba en la facultad hice un seminario sobre Creatividad e Innovación en las organizaciones. La creatividad del profesor estaba puesta en encontrar excusas para no ir. En cuanto a la innovación, lo peor que podías hacer era ser original en los trabajos prácticos. Mi propuesta de un negocio de recuperación de teléfonos móviles basado en karatekas en skate que le daban palizas a los ladrones, casi me cuesta la materia. 

Pero, la bibliografía era interesante y cosa rara, de utilidad práctica. Una de las cosas que aprendí es la importancia de poner todo por escrito. 

Stephen King tiene un hermosísimo cuento llamado El procesador de palabra de los dioses. Un procesador de palabras era una computadora con impresora incorporada que solo servía para escribir, editar e imprimir textos. El del cuento de King permitía modificar tu realidad escribiendo lo que querías que pasara y borrando lo que querías que no sucediera. 

Aunque trato de evitar todo lo que pueda sonar a gurú de la autoayuda, no puedo dejar de mencionar que los psicólogos consideran que las historias que nos contamos a nosotros mismos tienen gran influencia en nuestros resultados. Es decir que podrías empezar abriendo LIbreOffice Writer, escribiendo todo lo que no te gusta de tu realidad, borrarlo y a continuación escribir lo que te gustaría que sucediera. 

Repito, no se trata de pensamiento mágico. Para saber que tienes que hacer, tienes que tener en claro adonde quieres ir. 

John Wilson era un oficial del ejército británico asignado a tareas educativas. No demasiado apreciado por sus superiores, recibe la baja médica cuando le diagnostican un tumor cerebral y le dan un año de vida. 

Wilson quería garantizar el futuro económico de su esposa después de su muerte, por lo que decidió tener éxito como novelista. 

En el año que le dieron de vida escribió cinco novelas y media. Y, no se murió. 

Tal vez conozcas a John Wilson por los nombres que tiene en el medio; Anthony Burgess. Autor entre otras cosas de La naranja mecánica.  

De nuevo, no estoy vendiendo soluciones mágicas. Wilson pudo ser un escritor mediocre, ningún editor pudo haber confiado en su talento, los médicos pudieron haber acertado. Pero, tuvo éxito. Y tuvo éxito porque se concentró en su objetivo de convertirse en un novelista de éxito. 

Poner tus objetivos por escrito es el primer paso para concentrarse en ellos

Herramientas de software recomendadas

Rednotebook es un diario digital ideal para registrar nuestros pensamientos, sueños y sensaciones

Alguien dijo alguna vez que para lograr resultados hasta ahora nunca alcanzados hay que emplear medios hasta ahora nunca usados. Ya entraremos más adelante en el uso de herramientas prácticas como planillas de cálculo y planificadores de rareas. Por ahora vamos a quedarnos en la determinación de objetivos. 

Empieza por llevar un registro de tu realidad y los sentimientos que ella te produce para saber qué es lo que quieres cambiar.

Dejemos algo en claro. Estás escribiendo para clarificar tus ideas. No importa si no sabes distinguir un adverbio de un participio y tienes montones de faltas de ortografía. Tampoco que tu sueño sea algo tan aburrido como organizar carreras de caracoles. Escribes para ti mismo, no para otros.

Una excelente herramienta para hacer esto es RedNotebook. 

Se trata de un diario íntimo digital en el que podemos organizar y recuperar las anotaciones por fecha o por palabras claves.

La aplicación nos permite insertar imágenes, enlaces y ficheros. También formatear textos como títulos, negrita, itálica y subrayado. 

Por supuesto, teniendo en cuenta el tipo de aplicación, podemos asegurar la privacidad de lo que escribimos. 

El programa está disponible tanto en formato FlatPak como en repositorios PPA. Además hay versiones para Windows y Mac

Para instalarlo en formato FlatPak debes insertar el comando

https://flathub.org/apps/details/app.rednotebook.RedNotebook

O puedes agregar el repositorio ppa

sudo add-apt-repository ppa:rednotebook/stable
sudo apt install rednotebook

Estos son los enlaces a las versiones Windows y Mac.

Si prefieres usar el móvil, una buena alternativa es Simplenote.  

Simplenote, como su nombre lo indica es una aplicación con una interfaz simple para tomar notas. Permite la sincronización entre la aplicación móvil (disponible para Android e iOS y la del escritorio (Versiones Windows, Linux y Mac

Una característica interesante del programa es que guarda las versiones anteriores de cada nota cuando hacemos modificaciones. 

El formateo del texto se hace utilizando Markdown y las notas se ordenan utilizando etiquetas. 

Nos vemos en el próximo post

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: