¿Pagarías pora colaborar en el desarrollo de una distribución Linux?

A lo largo del tiempo, las distribuciones Linux fueron buscando diversos mecanismos para financiar su desarrollo. En general el más común es pedirte una donación al momento de la descarga. De hecho, la propia Ubuntu te muestra en su página un asistente que te permite decidir cuanto y a quién quieres donarle. Otras han optado por hacer convenios con empresas fabricantes de hardware o te venden camisetas y jarros con sus logos.

Lo curioso del caso es que a esta movida se ha sumado Pop!_OS. Se trata de la distribución desarrollada por el fabricante de hardware System76. Es decir que se supone que tiene una fuente de ingresos garantizada. Además de que su distribución está basada en Ubuntu. Es decir que Debian y Canonical hacen la mayor parte del trabajo.

El pago no obligatorio es de 12 dólares anuales y no te da ningún beneficio adicional.

Según la empresa, la posibilidad de hacer una donación fue pedida por los propios usuarios.

No voy a tirar piedras a mi propio ventana, después de todo estoy finalizando todos los post con un pedido de colaboración monetaria. Pero, no soy una empresa con fuentes de ingresos adicionales. A lo mejor System 76 debería entregar Pop!_OS a una comunidad de desarrolladores. Algo parecido (aunque en el orden inverso) a lo que hizo Manjaro que creó una empresa comercial independiente para vender soluciones basadas en su distribución y mantiene su comunidad que si puede recibir donaciones.

Desde System76 justifican su decisión en que su distribución tiene más usuarios que los equipos vendidos por su empresa y que dedican mucho tiempo a resolver las consultas y solventar problemas de estos usuarios.

En general, los usuarios se han mostrado receptivos a hacer donaciones a proyectos que les aportan algo relevante. Siempre y cuando, la forma de hacer la donación fuera simple y el monto pedido no fuera demasiado grande.

Por poner un ejemplo relacionado con el código abierto, yo tuve que cambiar de alojamiento el blog porque WordPress.com exigía un pago anual en dólares que para la desequilibrada economía argentina era imposible de sostener. Con lo que recauda con los planes de alojamiento WordPress financia el desarrollo de su gestor de contenidos de código abierto y permite alojar miles de blogs gratuitos en sus servidores. Lamentablemente se perdieron mi aporte.

Veremos cuanta gente colabora

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: