Made in Germany. La historia que Trump y Google deberían recordar

Un país se queja de que otro país compite deslealmente con productos baratos y toma medidas para tratar de proteger a su industria. La jugada le sale mal. Uno es una democracia, el otro es gobernado por una camarilla ¿Les suena?

No, no estoy hablando de Estados Unidos y China. Esto pasó en el siglo XIX.

En 1887 el gobierno británico estableció una norma. Todo producto extranjero que ingresara a su territorio debía llevar una etiqueta que identificara su país de orígen. Dado que los productos alemanes, aunque más baratos, tenían reputación de ser de mala calidad, los británicos pensaban que de esa forma iban a disuadir a los consumidores de adquirirlos.

La cosa les salió al revés.

En 1896, el historiador británico Ernest Edwin Williams publicó un libro titulado «Made in Germany» (Hecho en Alemania), en el que lamentaba el declive manufacturero de Inglaterra, mientras que los alemanes, cuya sociedad, todavía en su «infancia industrial», fue capaz de vencer a los británicos prestando atención a «cuestiones de detalle».

¿Qué había pasado?

Los británicos se habían quedado con una visión de Alemania que había sido adecuada a principios del siglo XIX pero que ya no lo era.

Hasta bien entrado el siglo XIX, Alemania fue un país políticamente fragmentada y económicamente atrasado. La servidumbre, el sistema que vinculaba a los agricultores con los terratenientes y daba a la nobleza poder absoluto sobre su vida, persistió hasta principios del siglo XIX en algunas regiones, incluida Prusia, el estado alemán más poderoso.

Lo que hoy conocemos como Alemania no existía todavía. Los germano hablantes estaban divididos en dos imperios, Prusia y Austria, dominados por los alemanes, pero con una ciudadanía políglota, habitando una colección de feudos entrelazados entre sí. Las mercancías que atravesaban la región estaban sujetas a derechos cada vez que cruzaban las fronteras de los estados independientes

Cómo esos derechos tababan el comercio, la mayor parte de la población dependía de una economía agraria de subsistencia.

Pero cuando la Revolución Industrial llegó, llegó con todo.

Mejores condiciones de vida y libre comercio

Aunque la Alemania del siglo XIX nunca fue una democracia al estilo estadounidense, la Revolución Francesa llevó a la aristocracia a aceptar ciertos cambios. Se eliminó la servidumbre y se estableció una unión aduanera

Bajo el liderazgo de Otto Von Bismarck se otorgaron a los trabajadores derechos como tratamiento médico y remedios gratuitos y subsidios por enfermedad cuando no podían trabajar por largos períodos. Bismarck también lograría la unificación de Alemania.

Tenemos ya un país unido, una masa de trabajadores razonablemente bien cuidada. Nos faltan dos cosas, un medio de transporte que permita el rápido traslado de mercancías y empresarios visionarios.

El primer tren de Alemania fue importado de Gran Bretaña. Pero al poco tiempo las redes ferroviarias utilizaban equipos nacionales en un porcentaje superior al 90%. Teniendo Alemania grandes yacimientos de carbón fue cuestión de tiempo que este medio de transporte se popularizara.

Por otra parte, teniendo Prusia (el estado que de hecho lideraba Alemania) una fuerte tradición militar, el ejército y particularmente su cuerpo de ingenieroes, era la opción ideal si eras un joven de clase humilde que querías ascender socialmente.

El tren se popularizó rápidamente como medio de transporte

Esto le proporcionó al país una cantidad de profesionales que luego pasaron a la actividad privada.

El Elon Musk de la época fue Alfred Krupp, quién se hizo cargo de la fábrica de acero de su familia a la edad de 14 años.

Krupp reconoció la importancia del ferrocarril y comenzó a fabricar ejes y partes para locomotoras. Posteriormente desarrollo una rueda con mayor vida útil que las tradicionales. Más tarde se convertiría en proveedor de armas del ejército.

Alfred Krupp quería controlar cada paso de la producción, incluso las minas que producían mineral de hierro. La empresa Krupp también mantuvo su propia fuerza de ventas internacional.

Esta integración vertical le dio a Krupp y a otras compañías alemanas una gran ventaja sobre los competidores británicos, que operaban bajo el régimen de un sistema mercantil dirigido por el gobierno y utilizado como instrumento de política exterior. Los empresarios alemanes estaban más cerca de sus clientes y proveedores, y tenían mejor información sobre lo que estaba pasando en el mercado.

¿Qué tiene que ver esto con Trump y China?

China es a Estados Unidos hoy lo que Alemania fue a Gran Bretaña. Tiene una enorme cantidad de profesionales muy preparados que, debido a la situación política de su país, solo pueden demostrar su talento en la ciencia o el ámbito empresario. Sus empresas no están sometidas a las leyes laborales y medioambientales de los países occidentales.

Y, sobre todo, quieren volver a ser un imperio.

Estados Unidos, como Inglaterra en su momento, tiene una visión de si mismos y del resto del mundo, que no es la actual. Sus empresas tecnológicas perdieron el impulso innovador que alguna vez tuvieron. En aras de la reducción de costos tercerizaron su producción

Y los países como China, que en un tiempo eran proveedores de mano de obra barata, hoy no solo producen productos de calidad, sino que inventan los suyos propios.

Si la historia sirve de algo, lo más probable es que Google pierda más que Huawei, Huawei puede crear su propio sistema operativo y tienda de aplicaciones. Pero ¿Qué fabricante va a seguir confiando en Google si a la primera pataleta del señor Trump se puede quedar sin sistema operativo y tienda de aplicaciones?

Anuncios

Autor: Diego Germán Gonzalez

Autor de contenidos relacionados con el managment, la productividad personal y la tecnología.

14 opiniones en “Made in Germany. La historia que Trump y Google deberían recordar”

  1. Yo creo que hay más trasfondo detrás de todo esto. Google, intenta cumplir las leyes que les imponen.. de la misma manera que Intel, Qualcomm, Broadcom, etc.. han hecho lo mismo. Detrás de todo eso, hay un transfondo de guerra de la información oculta. Aparecieron noticias hace poco de que china había incorporado en chips para tener backdoors por hardware en servidores y placas que vendían, llegando estas infraestructuras de amazon y apple (entre otros). Y se descubrió de casualidad. Los afectados, aunque lo niegan, cortaron relación comercial con la empresa china implicada (supermicro, una de las grandes). Y una cosas por la que se disputan, es por las redes 5G donde detrás está Huawei.. donde EEUU ya se ha pronunciado, que no va compartir información confidencial, con países que tengan esas redes implantadas.. realmente es por tema de privacidad? por tema de control de información? es la escusa para poder coger cierto control frente al potencial chino?.. yo creo que un poco de todo. Al final, no creo que sea una guerra porque un producto sea bueno o malo.. sino por la información y quien accede a esa. La información es poder.

    1. Tu comentario es muy interesante. Por supuesto que es un tema muy complejo y lejos de mi defender a los chinos.
      A lo que iba es que las trabas comeciales nunca benefician al país que las pone. Tal vez una alternativa mejor sería la de reimpulsar la fabricación de componentes en forma local.

      1. Las conclusión de que Google tiene más que perder no se deduce en ningún caso de nada de lo que has escrito.

        Además das a entender que Google tiene elección cuando no la tiene.

        Por ahora es Huawei quien se ha quedado sin la API de Google, sin procesadores ARM y sin tarjetas de memoria con tecnología SD.

        Pero vamos… Que según tú le va peor a Google.
        Sólo con ver que no hablar del mayor problema de Huawei con diferencia, que es el tema del procesador, ya dice mucho del texto.

        Tampoco cuentas que Huawei está enormemente controlado y financiado por el Gobierno chino.

        A mi lo que me parece es que tú tienes una opinión a priori de que Google mala y Huawei buena, y te has montado una película con una analogía absurda para andamiar tu opinión.

      2. Las empresas no son ni buenas ni malas, son empresas. Y Google no es una pyme, tiene el suficiente poder para apelar judicialmente a la medida.
        Creo que pierde porque en cuanto aparezca una alternativa viable, tanto Europa como Asia se van a pasar a ella

      3. Tienes una comprensión lectora asombrosa.

        Pues CLARO que las empresas no son no buenas ni malas. Eso es lo que yo quiero decir. Lo que he escrito es que parece que para ti sí que hay empresas buenas y malas viendo lo que has escrito.

        Sigo sin ver ninguna razón ni en el texto ni en tu respuesta que lleve a la conclusión de que a Google le irá peor.

        Sobre lo de que Google demande al Gobierno de EEUU para proteger a una empresa China, como chiste no está mal.
        Pretendes que Google demande sobre la libertad del gobierno americano para vetar empresas por temas de seguridad nacional.
        En fin…

        «Creo que pierde porque en cuanto aparezca una alternativa viable, tanto Europa como Asia se van a pasar a ella»
        Primero tiene que existir esa alternativa. Para que exista, Huawei tiene que seguir vendiendo móviles competitivos. Ahora mismo no tiene una alternativa a la API de Google, ni a ARM, ni a SD.
        Luego está el tema de es que sea una alternativa viable. Para eso deberías saber qué aporta la API de Google en el desarrollo de aplicaciones para Android. Una vez que en sepas eso, entenderás que es enormemente complicado que empresas como Samsung se vayan con Huawei. De hecho, veo complicado que Samsung se eche en los brazos de un fabricante chino subvencionado por su gobierno que es competencia directa.
        Ya las tiene tensas con Google por fabricar Google sus móviles…

        Sigues sin hablar de ARM, que es el mayor problema para Huawei con diferencia. Eso dice mucho.

  2. Muy interesantes el artículo y los comentarios.
    Sólo puedo agregar que, en mi opinión, tener la información no da poder, todos podemos obtener toda la información de una u otra forma. Ahora, saber utilizar la información es lo que da poder.

  3. Creo pasas por alto una cosa.

    EEUU aparte de ser la potencia militar y económica es una potencia cultural sobretodo en occidente y en buena parte de los países descendientes o excolonia de occidente.

    ¿Qué quiero decir con esto? Que China aparte de de ofrecer productos de buena calidad y con un precio muy competitivo tiene que ofrecer un contenido que atraiga al consumidor si quiere dominar el mercado. Youtube no es una de las principales plataformas de contenido de internet porque tenga una buena app o ofrezca un buen servicio, sino porque tiene detrás un plantel de youtubers que es lo que demanda el público. Esa guerra cultural la tiene perdida China en occidente, creo que solo podrá influir en países vecinos, pero ser una potencia cultural no se consigue son burócratas y estadistas, sino con libertad creativa.

    1. Totalmente de acuerdo en la hegemonía cultural, pero no por libertad creativa, sino por la barrera del idioma. TODO el mundo – incluidos los chinos – habla o estudia inglés. Y no chino (el no nativo que estudia chino ya sabe inglés). Hay muchos países libres y creativos cuya cultura no conocemos. Sin ir a países de idioma minoritario, sin ir más lejos, Qué cine, música o series francesas, italianas, alemanas, etc nos llegan? En Occidente el mercado cultural está dominado por lo estadounidense y lo local. En Francia desconocen lo nuestro, etc. Pero ojo, los chinos se puden poner a producir contenido en inglés.

  4. Creo que deberías repasar la redacción, porque siendo interesante el artículo, encontrar errores tan graves como un punto y aparte echan para atrás. Gracias de todos modos.

  5. No puede compararse Alemania con China. Estos últimos tienen un modelo hace mas de 3mil años desde la primera vez que se lo hicieron a Persia, imitar y producir mas barato a toda costa. Lo han hecho toda su historia, es su filosofía y va mas alla de la ética y las relaciones internacionales, es como ven las cosas las familias que son luego empresarios. Insisto que es un tema cultural. China sigue con sus CFC, con sus termoelectricas de carbon y envenenando los oceanos. Lo chino va mas alla de Huawei, son juguetes, autopartes y dispositivos electricos y electronicos sin marca, peligrosos que llegan al mercado al detal sin mayores restricciones en todos los paises del mundo. La filosofia alemana es casi el total opuesto. China es poderosa pero la gente cada vez tirne mas conciencia que le da poder al comprar sus productos y que hay que proteger lo propio, de no financiar mas al que envenena el planeta. Estados unidos compra cerebros de todo el mundo, incluso los chinos, son bandera en innovación creando y diseñando las nuevas tecnologías y eso China no lo hace. Los gringos siguen teniendo la sarten por el mango!

    1. No estoy muy acuerdo con ciertas declaraciónes del artículo.
      China a EE.UU no es Alermania britanica. Más es al revés
      China tiene el mercado controlado y planeado (como antes britanica),y el de los EE.UU está abierto. (como de alemania).

      Huawei va a fallar porque es imposible que todos los apps importantes serán programados para su nuevo sistema operativo.
      Hay miles de apps que constituen el valor de un sistema. Sin ellos, el sistema no vale nada.
      También faltarán todos los apps y servicios de google. Un smartphone sin mapps, gmail, youtube … no sirve fuera de china. También hay muchísimos applicaciones, que no son de google pero dependen de los servicios de google para funcionar.

      Y hay que añadir que hasta hoy China no ha inventado algo nuevo y innovador. Solo copian.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.