Cómo reinventarse usando código abierto (Primera Parte)

Mi abuelo materno perdió a su papá a los 6 años. A los 9, para ayudar a su madre y sus hermanos, entró como ayudante a la carpintería de una línea ferroviaria. Cuando tuvo edad suficiente hizo el curso de maquinista (conductor de trenes) llegando a jubilarse como maquinista de primera clase. 

Una tradición argentina, tan nuestra como el mate y el tango, es que la jubilación nunca alcance. Mi abuelo, con su esposa y sus hijas se trasladó a Buenos Aires y puso un comercio de comestibles. 

Mi abuelo se tuvo que reinventar 4 veces 

  • La primera como chico sin padre. 
  • La segunda como ayudante de carpintero. 
  • La tercera como ferroviario .
  • La cuarta como comerciante de alimentos. 

La familia de mi papá tenía una pequeña explotación agropecuaria en un pueblo de Galicia. Cuando creció se hizo vendedor mayorista de jamones. Vino a Buenos Aires y su primer trabajo fue de afilador de cuchillos ambulante. 

Junto con su hermano decide ponerse a fabricar paraguas. De los paraguas a los impermeables hay un solo paso y lo dieron. Terminaron fabricando uniformes colegiales. 

Él también tuvo que reinventarse varias veces. 

No son historias novedosas, seguro que si buscas en tu árbol genealógico vas a encontrar familiares que, ante problemas económicos, políticos o de salud, tuvieron que reinventarse. 

Cómo consecuencia de la cuarentena, mucha gente perdió su modo de vida y se ve obligada a reinventarse. Tal como sucedió con nuestros ancestros. 

Afortunadamente, tenemos al software libre y de código abierto para darnos una mano. 

En esta serie de  artículos voy a tratar de dar algunas sugerencias sobre que programas utilizar y como hacerlo. 

Este no es un blog de autoayuda, no voy a prometer resultados mágicos. Nada es fácil y todo negocio requiere tiempo, atención y suerte. 

Related Posts

2 thoughts on “Cómo reinventarse usando código abierto (Primera Parte)

  1. Hola habitante del Planeta Diego. ¿Puede adelantar un listado de las aplicaciones o programas?

    Gracias por compartir la historias, siempre las cosas interesantes le ocurren a otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: