5 lecciones de los militares para sacarle el jugo a Linux

Los militares llevan haciendo su trabajo durante milenios. Tiempo suficiente para saber qué es lo que funciona o no. Y entre las cosas que funcionan hay algunas que podemos implementar para aprovechar mejor nuestra distribución Linux

En realidad hay otra profesión más antigua, y francamente me gustaría escribir un artículo sobre como adoptar sus prácticas en Linux. Pero no se me ocurrió nada.

SIgamos entonces con los militares. Lo hacemos porque es una de las pocas profesiones en donde la diferencia entre el éxito o el fracaso está perfectamente clara. Es volver caminando o en una bolsa de cadáveres.

Lección 1: Atención a los pequeños detalles.

Linux establece en la carpeta personal una serie de carpetas específicas para distintos tipos de archivos

SI tienes un padre o un abuelo que haya hecho el servicio militar, te habrá aburrido contando varias vece la anécdota de cómo lo mandaron a fregar pisos por no tener la cama perfectamente hecha o los borceguíes inmaculadamente lustrados.

Nada de eso gana guerras, pero te enseña a hacer las cosas bien a la primera.

Las distribuciones Linux traen preinstaladas una serie de carpetas

  • Hay una carpeta personal para el uso exclusivo de cada usuario
  • Hay una carpeta para los archivos descargados
  • Hay una carpeta para los documentos creados por los usuarios.
  • Hay una carpeta para los archivos de música.
  • Hay una carpeta para guardar plantillas que nos permiten adaptar fácilmente documentos de uso repetido.
  • Hay una carpeta para los archivos de Video.
  • Hay una carpeta para compartir archivos con otros usuarios
  • Hay una carpeta para guardar los programas que no fueron instalados desde repositorios.

Es muy tentador dejar los archivos descargados en la carpeta Descargas o tenerlos en el escritorio para acceder más fácil. Pero cuando tenemos mucho material descargado a veces resulta difícil encontrar lo que necesitamos.

Lo mejor es tomarse el tiempo para acomodar todo en el lugar que corresponde.

Lección 2: Respetar la jerarquía

Todas las carpetas en Linux tienen establecidos permisos de acceso.

SI algo caracteriza a los militares es el respeto a la jerarquía.

Un cabo debe obedecer a su sargento, y ambos al general. Cada uno de ellos tiene sus roles y atribuciones bien establecidos.

En la estructura del directorio de Linux sucede algo parecido:

Podemos encontrar entre otras las siguientes carpetas:

  • /bin: En esta carpeta se almacenan los ejecutables de los programas que se instalan por defecto y/o son necesarios para el funcionamiento del sistema.
  • /boot: Contiene los archivos necesarios para el arranque del sistema.
  • /dev: Almacena datos sobre los dispositivos reales y virtuales utilizados.
  • /etc: Se guardan los archivos de configuración del sistema.
  • /lib: Bibliotecas necesarias para el funcionamiento de los programas instalados por defecto.
  • /media: Desde aquí se puede acceder a los dispositivos externos conectados.
  • /proc: Guarda información sobre el sistema y los procesos.
  • /root: Se usa para guardar los archivos y los datos del usuario administrador.
  • ./tmp: Almacenamiento no permanente de archivos.
  • /usr: Guarda aplicaciones y datos utilizados por cada usuario.
  • /var: Almacena datos que son modificables con el transcurso del tiempo.

Cada una de estas carpetas tiene perfectamente establecido quienes pueden acceder a ellas y que es lo que pueden hacer.

Sin embargo un usuario con privilegios de administrador puede modificar esos permisos causando un desastre en el sistema.

De ahí el consejo de respetar la jerarquía.

Lección 3: Minimalismo.

Cuando estás yendo al campo de batalla y tienes que cargar con tu equipaje debes ser selectivo con lo que llevas. Debes asegurarte de que tienes todo lo imprescindible y nada superfluo.

Las distribuciones Linux disponen de una enorme cantidad de repositorios de software, tanto propios como de terceros. Pero ¿Cuántos usas realmente?

Distribuciones como Ubuntu tienen un modo de instalación mínima que te garantiza que no van a instalarse programas que nunca usas.

También puedes optar por ejemplo por instalar el reproductor multimedia VLC que permite una razonable organización de los archivos en lugar, por ejemplo, de tener un reproductor para video y otro para música.

Otro punto a tener en cuenta es el escritorio. Programas que alternan el fondo de escritorio consumen recursos sin aportar realmente nada. ¿Pones la computadora para ver fondos de escritorio?

KDE y GNOME tienen montones de complementos y agregados que sobrecargan el ordenador con información que probablemente no necesites en el momento. Mejor optar con distribuciones que usen otras alternativas como el escritorio Mate o LXDE que consisten básicamente en menúes e indicadores imprescindibles.

Lección 4: Adaptarse y superar.

Decía Napoleón que ningún plan de batalla sobrevive al primer tiro. Los militares tienen que improvisar constantemente para responder a las diferencias entre la planificación y la realidad.

Llegados a esto punto reconozcamos que la mayor parte de programas de codigo abierto gratuitos no tienen las mismas prestaciones que los privativos de pago.

Por suerte ya pasaron los tiempos en que teníamos que instalar Opera para acceder a ciertos sitios solo para Internet Explorer, o cuando era imposible abrir determinados documentos de Word o Excel.

Pero, los programas de código abierto pueden mejorarse. Scribus, El Gimp o Inkscape admiten scripts en Python, y la información para crearlos está disponible.

Si no tenemos determinada funcionalidad podemos agregarla nosotros. Y contribuir con la comunidad.

Lección 5: Aprende a ser bueno en muchas cosas

Hay veces en que un general no puede enviar un ejército entero. En esos casos se envía una unidad reducida.

En las unidades reducidas los integrantes deben cubrir varios roles ante la falta de miembros.

Hoy por hoy instalar una distribución Linux es un proceso completamente automatizado. Ya casi no queda hardware que no sea plug and play.

Sin embargo hay distribuciones como Arch Linux o Gentoo en la que todavía el proceso de configuración es manual y requiere de la participación del usuario.

Hacer esto ayuda a entender cómo funciona una distribución Linux y que es lo que puede estar fallando cuando algo sale mal.

Y quién te dice. Puedes terminar diseñando tu propio sistema operativo y lograr que sea su año en el escritorio.

Anuncios

Autor: Diego Germán Gonzalez

Autor de contenidos relacionados con el managment, la productividad personal y la tecnología.

2 opiniones en “5 lecciones de los militares para sacarle el jugo a Linux”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.