Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish. ¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto?

Cuenta la leyenda que una mujer bella (algunos dicen que fue la bailarina Isadora Duncan) le propuso al escritor George Bernard Shaw  “Usted y yo deberíamos tener hijos: tendrían mi belleza y su inteligencia”. Shaw respondió “Mejor si no los tenemos, por si acaso nacen con mi belleza y su inteligencia”.

Si hiciera falta una prueba de lo cierto de la afirmación de Shaw la tenemos desde el 18 de octubre y se llama Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish un hijo que heredó lo peor de la Fundacion GNOME y Canonical.

La Fundación GNOME está formada por gente dispuesta a darle al usuario lo que quiere. (Lo que quiere la Fundación GNOME). Canonical está  dirigida por alguien que sabe lo que quiere, lástima que no lo quiere durante el suficiente tiempo como para que dé frutos, una comunidad Ubuntu que busca la aprobación de papá Stallman y un grupo de inversores que busca la siguiente RedHat (osea olvidarse del usuario doméstico). Todo eso conspira contra lo que podría ser un producto genial.

Los proyectos relacionados con Ubuntu que escapan a la gestión de Canonical y la comunidad Ubuntu prospera; léase KDE Neon, UBports o derivadas como Ubuntu Budgie o Ubuntu Mate, que aunque ahora sean sabores oficiales empezaron como proyectos independientes.

Los problemas de Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish

Para ser justos, algunas reseñas mencionan un menor consumo de memoria y animaciones y transiciones más fluidas gracias al trabajo conjunto de GNOME y Canonical. Nunca presté demasiada atención a lo primero y lo segundo es demasiado sutil para que alguien tan corto de vista como yo lo note.

Lo que si noté es lo siguiente:

Suelo probar las nuevas versiones de Ubuntu desde un par de meses antes de la liberación oficial, Son pocas las veces en las que algo que funcionaba bien un par de semanas antes no se arruine en el lanzamiento. En este caso fue un problema con el driver privativo Nvidia.

Por algún motivo Canonical decidió que el driver privativo se instalara por defecto. Sería genial si no fuera que hay alguna incompatibilidad con el gestor de ventanas de GNOME. Como resultado al segundo inicio se te queda colgado en el arranque.

Hasta el momento la única respuesta oficial fue desactivar la instalación automática del driver. En Launchpad, el sistema de reportes de bug, no tuve respuesta y los resultados de búsqueda son tan confusos que hacen imposible determinar si hay un reporte similar.

Mi reporte de bug a Launchpad sobre la incompatibilidad del driver Nvidia y GNOME Display Manager.

Tamoco la tuvo un bug que vengo reportando hace años y que solo parece afectarme a mi. El que hace  que el instalador se detenga a menos que montes y desmontes varias veces la partición de Windows.

Actualización: Un cambio de título en el reporte del bug finalmente hizo que alguien lo viera y me encaminara a una solución.  Aparentemente GNOME intenta iniciar sesión usando el servidor gráfico Wayland que no soporta NVIDIA.. En otro post pongo la solución

Una vez solucionado el tema del driver accedemos al rediseño del escritorio. Algo que Ubuntu necesitaba tanto como yo un balazo en el pie.  Pero había que hacer que los  muchachos que tan duramente trabajaron en Unity 8 no sintieran que desperdiciaron su vida.

Los nuevos iconos de Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish

Entre las cosas que no cambiaron y deberían haberlo hecho está el Centro de Software.  Ya de por si es un mal programa con un buscador que casi nunca encuentra nada, pero la insistencia de Canonical en privilegiar el formato Snap empeora las cosas.

El Centro de Software ahora incluye una identificación de los desarrolladores verificados.

Una pequeña marca verde nos indica si un Snap viene de un desarrollador certificado.

Entre los aspectos negativos hay que mencionar que el Centro de Software muestra en algunos casos solo programas en formato  Snap en fase de desarrollo o desactualizados cuando en los repositorios tradicionales hay una versión más moderna.

Tampoco se entiende demasiado la inclusión de opciones de inicio de sesión en determinados servicios usando el Gestor de Cuentas de GNOME cuando no se usan todas las aplicaciones de GNOME ni se lo modifica para que funcione con las aplicaciones que instala Ubuntu.  Uno puede configurar su cuenta de Microsoft pero no le va a servir de nada porque ninguno de los programas instalado por defecto en la instalacion normal de Ubuntu es compatible. Tanto en Thunderbird como en el gestor de fotos Shotwell la integración con los servicios de Google deberá configurarse manualmente.

¿Conviene quedarse en Ubuntu 18.04?

En realidad es muy subjetivo. Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish incluye mejoras en el manejo de hardware del panel de configuración de GNOME para dar mejor soporte a la hora de administrar dispositivos Thunderbolt 3, y la aplicación Disk soporta el cifrado Veracrypt. Pero fuera de eso todo lo demás puede actualizarse en Ubuntu 18.04

Tanto el núcleo Linux 4.18  como las versiones actuales de Firefox, LibreOffice Thunderbird o pueden conseguirse mediante Snap o repositorios PPA.

En lo personal me cansé de la versión oficial de Ubuntu. Mientras trataba de solucionar el tema con la tarjeta Nvidia estuve una semana con Ubuntu Budgie y me encantó. Esa es una experiencia de escritorio integral como la que nos prometía Unity 7 y de la que pienso hablar en otro post.

Pero las opiniones son como los culos. Todos tenemos una y me encantaría que me contaras que te pareció Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish.

Lo cierto es que los usuarios de Ubuntu hace años que venimos soportando los vaivenes de la distribución. Sufrimos la pérdida de funciones de Unity 7 con la promesa de un Unity 8 convergente del que solo quedan los iconos y el tema de escritorio. Nos acostumbramos a la idea de usar Mir  como servidor gráfico para que luego nos dijeran que cambiábamos a Wayland para finalmente seguir en X11 por razones de compatibilidad.

Con la posible única excepción de Ubuntu Forums encontrar ayuda en los foros y páginas oficiales es tarea imposible. Moderadores más interesados en imponer normas absurdas a golpe de karma, páginas desactualizadas o mal organizadas y listas de correo  de intercambio entre desarrolladores y usuarios donde pobre del usuario al que se le ocurra aparecer son más la regla que la excepción.

Canonical debe decidir si realmente tiene vocación de servir al usuario doméstico. Si no es así que se dedique al ámbito corporativo y deje Ubuntu en manos comunitarias. Cualquier cosa va a ser mejor que este Frankestein constrido con partes de GNOME 3.30 GNOME 3.26, paquetes SNAP y Unity 8 que es Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish.Bb

Banda de sonido

Anuncios

3 opiniones en “Ubuntu 18.10 Cosmic Cutlefish. ¿Qué hemos hecho nosotros para merecer esto?”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.