¿Es la cadena de bloques (blockchain) la clave de un sistema financiero sin el liderazgo de EE.UU?

Donald Trump parece a punto de cargarse las instituciones nacidas a partir del fin de la segunda guerra mundial. Y las que las reemplacen pueden estar basadas en la tecnología de cadenas de bloques o blockchain.

Para garantizar la seguridad de las transacciones internacionales electrónicas se creó una cooperativa de entidades bancarias llamada Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication,  es decir, Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales. La utilización del sistema SWIFT asegura la identificación exacta del emisor y receptor, confirma la recepción de la información y garantiza la adecuada confidencialidad mediante un sistema de claves.

Aunque SWIFT está en Bélgica y constituida bajo la legislación belga, tiene oficinas en los EE.UU, y trabaja con bancos norteamericanos, lo que le obliga a respetar las prohibiciones de hacer negocios con determinados países establecidas por el gobierno norteaméricano.

A los países europeos, particularmente Alemania, estas sanciones no les hacen ninguna gracias, ellos tienen negocios con países como Turquía e Irán. pero sin SWIFT no pueden cobrar. De ahí que el gobierno de Merkel esté pensando en su propio SWIFT Y aquí es donde interviene la tecnología blockchain.

Blockchain es, a grandes rasgos, una tecnología diseñada para administrar un registro de datos compartidos y en línea, que se caracteriza por ser verificada, segura e inamovible. Generalmente, esta tecnología es la que se utiliza para el funcionamiento de criptomonedas como el Bitcoin.

Más allá de que aún no hay acuerdo en una definición concreta de Blockchain, existen características comunes que pueden ayudar a entender este concepto. Principalmente, podemos decir que es una base de datos, replicada y distribuida entre varios usuarios, y protegida por métodos de cifrado.

Podemo simaginarlo como un libro de registro digital separado en bloques de información que se van incorporando, como si fueran nuevas “hojas” a medida que se agregan datos al registro original. Cada uno de ellos está necesariamente vinculado al bloque anterior y al posterior por una función criptográfica llamada Hash; esto garantiza que una vez agregado a la cadena, sea imposible de modificar o eliminar a la fuerza. De esta forma, toda la información que se va incorporando mediante esta ‘cadena de bloques’ queda fija en el registro y la única manera de modificarla es generando una operación para agregar información nueva. Esas operaciones se denominan transacciones y nos permiten llevar un registro público de manera totalmente transparente, permanente y trazable.

La otra gran característica es que esta base de datos se encuentra replicada y distribuida entre varios usuarios al mismo tiempo. Esto permite que los registros realizados mediante Blockchain sean más transparentes y seguros, ya que se son revisados por una red de pares, cuyas identidades están comprobadas mediante firma digital, y bajo un modelo donde toda modificación requiere el “consenso” de las partes. En lugar de tener una base de datos centralizada en una sola computadora, y con unos pocos usuarios con capacidad de modificarla, este sistema propone que la comunidad en su totalidad tenga la responsabilidad de controlar y validar todas las transacciones que se realizan y todos los bloques que se agregan a la cadena. Además, el trabajar sobre una red distribuida, aporta un mayor grado de seguridad: si la base de datos estuviera almacenada solamente en un único nodo, y éste fuera vulnerado por algún tipo de hackeo, toda la información se vería comprometida. En cambio, tener toda esa información repartida y replicada en muchas computadoras al mismo tiempo hace que sea prácticamente invulnerable: todos los nodos poseen información de la cadena, pero la cadena no depende de ninguno de ellos de manera exclusiva para funcionar.

Blockchain parece una buena opción, pero hay que ver si los políticos están dispuestos a renunciar al control.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.