OFF TOPIC: Lillyan Haydeé Nicoletti (1936-2018)

Nadie elige a los parientes, aunque si hubierse tenido la oportunidad, la hubiera elegido. Era mi tía, la hermana de mi mamá. De haber nacido un siglo antes podría haber sido la inspiración para el personaje de la tía Jo de Mujercitas.

Sabía más sobre la realeza europea que todo el staff de la revista ¡HOLA!, pero tenía un espíritu práctico que demostró en todo lo que emprendio. Fue modista, experta en bordados, comerciante y adminstradora de consorcios, todo eso mientras cuidaba de su familia.
Podía haber sido científica, política, abogada o lo que quisiera. Decidió ser madre y esposa. Siempre declaró que su modelo era Susanita, el personaje de Mafalda.
Excelente cocinera,solo respetaba las recetas cuando yo insistía en llevarle todos los ingredientes, de sus experimentos salían cosas sublimes y otras no tanto. Nunca supo que sus galletas de jengibre eran la tradición navideña de las palomas de mi cuadra.

La faltaba un riñon y sufrió la muerte de un hijo treintañero. Salió de eso gracias a la fortaleza de carácter que siempre tuvo y la llegada de los nietos. Pero la muerte de su compañero de toda la vida fue el principio del fin.

No era perfecta, ninguno de nosotros lo es. De repente se ofendía por algo o se deprimía,o se hacía eco de cualquier teoría conspirativa. Pero lo que queda son los momentos compartidos juntos. Todas las veces que nos dio una mano o un consejo o simplemente nos escuchó. Las anécdotas que contaba veinte millones de veces o las historias interminables por las muchas digresiones. Los sabores de los bollitos de cebolla, los chupetines gigantes o las trufas que siempre me hacía.

En uno de los libros de la saga de los robots de Asimov, R Daneel Olivaw le dice a R Giskard Reventlow que la presencia de determinados humanos hacía que sus circuitos funcionaran más rápido. He comentado en este blog la infuencia negativa de determinada otra persona de mi círculo en los ordenadores. Hoy me di cuenta de que cuando mi tía Lillyan estaba cerca, Google enseguida me daba la respuesta que buscaba, Internet funcionaba a la velocidad correcta y el papel no se trababa en la impresora.

No hay caso, las computadoras como los perros reconocen a las buenas personas.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.