Cómo empezar en Linux

Quienes escribimos sobre tecnología solemos concentrarnos en los aspectos técnicos del tema y olvidarnos de los humanos. Es por eso que este post no va a hablar de particiones, imágenes iso y esas cosas. Nos vamos a enfocar en lo que necesitas hacer contigo mismo si quieres iniciarte en el mundo Linux con éxito.

1-Motivación: ¿Por qué quieres aprender Linux?

Soy fanático del gato de Cheshire, particularmente del diálogo que tiene con Alicia en el libro de Lewis Carroll

-Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
—Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar —dijo el Gato.
—No me importa mucho el sitio… —dijo Alicia.
—Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes —dijo el Gato.

Lo cierto es que aunque instalar Linux es mucho más fácil que antes, si quieres reemplazar tu sistema operativo habitual, aprender a  aprovecharlo al máximo o iniciar una carrera profesional basada en tus conocimientos sobre el tema, te encontrarás con más dificultades que el que quiere probarlo por curiosidad no encontrará. Y la única manera de sortear esas dificultades es teniendo una motivación poderosa que te impulse a seguir adelante.

2-Deja de leer sobre Linux y empieza a usarlo.

¡Cállate y empieza a descargar una distro!

Tengo por alguna parte en los marcadores de mi navegador, un artículo que afirma que el cerebro humano no distingue entre hacer algo y soñar con hacerlo. En otras palabras que la gratificación de soñar convertirte en un experto usuario de Linux genera la misma satisfacción que la de convertirte en un usuario experto.
No sé si es cierto, pero si lo es deberías recordarte a ti mismo que aún no lo eres, y que la única forma de serlo es experimentar con Linux en la vida real.

3- Empieza con las distribuciones Linux más fáciles.

Las casas no se empiezan por el techo sino por los cimientos. Empezar por algo demasiado complicado puede desanimarte para siempre.
Yo empecé borrando Windows y tratando de usar una instalación en red de Debian no sabiendo particularmente nada sobre Linux, ni siquiera tenía un disco de Windows para reinstalar. La instalación falló. En un cyber café grabé Knoppix, una distribución derivada de Debian que no necesitaba instalación, y ya en casa la usé para grabar y crear un medio de instalación de Ubuntu.
Aprendí un montón y me divertí como loco. Pero las cosas podrían haber salido mal. Por lo que el consejo del punto anterior debería reformularse a. Lee lo suficiente para saber lo que estás haciendo pero no demasiado que te demore innecesariamente el empezar.
Otras cosas a tener en cuenta es el realizar copias de seguridad de los documentos importantes y tener el medio de instalación de tu sistema operativo habitual.

Manjaro es una distribución ideal para nuevos usuarios.

En general lo ideal es empezar con distribuciones dirigidas al usuario general como Ubuntu, LinuxMint o Manjaro.
En una segunda etapa es seguir con distribuciones que requieren algo más de intervención del usuario como Fedora o Debian.
En una tercera etapa una que requiera la intervención del usuario en la configuración como Gentoo o ArchLinux.
Y ya en un nivel ninja hacer tu propia distribución con Linux from Scratch.

4- Trata de hacer cada día algo más difícil.

Se trata del mismo principio de los videojuegos, ir de a poco subiendo a un nivel más complejo a medida que dominas el anterior. Por ejemplo:
Día 1: Instala un programa desde el Centro de Software (tienda de aplicaciones)
Dia 2: Aprende a instalar un programa agregando un repositorio externo
Día 3: Aprende a compilar un programa desde el código fuente.

5-Busca otra gente que quiera empezar con Linux y comparte tus experiencias con ellos.

Aunque me duela decirlo, el fuerte de los linuxeros no son las relaciones humanas. Por supuesto que hay gente muy buena y dispuesta a dar una mano, pero también abundan los que se creen superiores y no dudan en humillar a los novatos. Una de las peores invenciones de las comunidades de desarrolladores de software libre es el mal llamado sistema de karma que en realidad debería llamarse sistema de castas porque privilegia a ciertas camarillas por encima de los demás.

Mi sugerencia es que puedes anunciar en los foros tu interés de formar un grupo de novatos e invitar a usuarios más avanzados a colaborar.
Contactar con otra gente que esté a tu mismo nivel te permitirá encontrar apoyo y comprensión cuando las cosas estén mal y probablemente alguien del grupo tenga la respuesta que necesitas.

6-Aunque algo no te salga bien, sigue intentando.

Cuando las cosas no te salgan bien no te dejes llevar por la frustración. Descansa un poco y vuelve a intentarlo.

No se lo digas a nadie, pero yo creo que las computadoras son como las personas; hay usuarios que no les caen bien, tienen días malos y hay programas y sistemas operativos que no les gustan.

Conozco a una persona capaz de descomponer cualquier sistema informático que se encuentre cerca, las impresoras se niegan a funcionar cuando está ella, Windows no se actualiza y los pdf no se abren ni encomendándose a San Adobe. Por el contrario cuando se va anda todo como la seda.
A mi computadora no le gusta Fedora, he instalado Debian, Manjaro, OpenSuse y por supuesto Ubuntu además de otras distribuciones Linux y todo funciona perfectamente, pero de alguna forma el sistema operativo apoyado por RedHat siempre tiene alguna falla.
Me ha pasado también que algunos días era incapaz de instalar determinado programa o de realizar determinada tarea que al día siguiente realicé sin inconvenientes.

Por supuesto que ya me imagino a los racionalistas contestándome que las computadoras no tienen emociones y lo que pasa es:
1) Esta persona es incompetente en materia de tecnología y su incompetencia pone tan nerviosos a los demás que les hace imposible realizar su trabajo.
2) Probablemente mi combinación de hardware requiere de alguna modificación que las otras distribuciones Linux incluyeron y Fedora no y que yo no tuve el suficiente interés en buscar la soulución.
3) Es posible que el que no tuviera un buen día era yo o que una actualización automática del programa produjera un problema que al otro día se solucionó.

Lo que importa de todas formas es que si las cosas no te salen bien te tomes un descanso y vuelvas a intentarlo, y si sigue no saliendo bien busca otra opción. Dentro de Linux y el software de código abierto tienes muchos caminos que seguir.

7- Registra todo lo que vayas haciendo.

Es importante que con capturas de pantalla o haciendo una lista de pasos con el editor de textos vayas tomando notas de lo que haces. Esto te ayudará a reportar errores y a saber como se hacía algo que tienes que volver a hacer en otra ocasión.

8-Establece un calendario.

Para llegar a tu meta tienes que establecer una serie de pasos, y para asegurarte de seguirlos resulta útil establecer una fecha límite. Ten en cuenta que como no puedes saber cuanto tiempo llevará, las fechas límites tienen que ver con el inicio de la tarea y no con la finalización. Puedes reformular el calendario tantas veces como haga falta.

9-Reexamina tus metas.

A medida que te vayas introduciendo en el mundo Linux, verás que hay cosas que te interesan y cosas que no. Tal vez lo que te guste sea aprender a usar un sistema operativo nuevo por lo que una vez que domines los aspectos básicos tal vez quieras empezar con FreeBSD, o lo que te guste es la creación de aplicaciones por lo que deberás enfocar tu atención a como instalar y usar un entorno y un lenguaje de programación.

Vuelvo a lo del principio, la motivación es algo esencial, cuando veas que tu interés decae analiza por qué y busca lo que te permita recuperarla.

Anuncios

Deja un comentario