El software libre y de código abierto está muerto por Tarek Amr

El especialista en máquinas de aprendizaje automatizado y minería de datos, Tarek Amr, nos cuenta por que cree que el futuro del software libre y de código abierto (FOSS) no es tan bueno como parece.
Texto reproducido bajo los términos de la licencia CC BY-SA 4.0. La misma se aplica a esta traducción.

Abro mi laptop después de llegar a la oficina, empiezo a escribir código en Python en un cuaderno Jupyter. Busco en una base de datos PostgreSQL, uso librerías como Pandas, Scikit-learn y Keras. Entonces, cuando llegue el momento de unir los fragmentos de código que he escrito, escribo mi código usando Atom o VIM y lo subo en AWS.

Todo lo que está en negrita es software libre y de código abierto (FOSS), excepto AWS. Incluso comprobé sus licencias. Está claro, el FOSS ha ganado la batalla, no más servidores Microsoft SQL malvados, no más Visual Basic, nada de estos softwares de código cerrado, ¡Viva!

Luego salgo de la oficina, escucho música en Spotify cuando regreso a casa, veo películas en Netflix. Las fotos que tomo el fin de semana, las edito y las comparto en Instagram. Charlo con familiares y amigos en Whatsapp y casi todo lo hago en mi teléfono y tableta, cuyos sistemas operativos e iOS y Android.

Todo lo escrito en rojo no es software libre ni de código abierto, incluso Android, algunos dicen que es de código abierto, pero definitivamente no es un software libre.

La mayoría de los defensores del software de código abierto que conozco están contentos con el primer párrafo, y no pueden ver más allá de él. Piensan que el software de código abierto ha ganado la guerra, pero creo que en realidad ganó unas pocas batallas pero perdió la guerra, al menos por ahora, y aquí está la razón:

¡Lo siento, la ubicación del campo de batalla ha cambiado!

Nada impide a nadie crear un reproductor de vídeo/música, editor de fotos o aplicación de chat bajo licencias FOSS. En realidad, ya hay un montón de éstos creados hace 20 años y estaban siendo utilizadas masivamente. Estos softwares todavía existen, la única diferencia es que se perdieron dos grandes cambios: la nube y el acoplamiento hardware/software.

Gracias a la nube, los reproductores de música y vídeo no son inseparables del contenido de música y vídeos. Un reproductor de música de código abierto es inútil si no tiene música para reproducir, lo mismo que un reproductor de vídeo gratuito. Así, Netflix y Spotify seguirán prevaleciendo.

Uno puede discutir; ¿qué pasa con bitTorrent, Popcorn Time, etc? Estos son ejemplos de un software con un acceso razonablemente fácil al contenido. Sin embargo, casi nadie los usa hoy en día. Aquí viene otro cambio, el acoplamiento hardware/software. La combinación de las leyes de derechos de autor y el control de Google/Apple sobre los sistemas operativos móviles facilita a Apple, por ejemplo, el no permitirle instalar ninguno de estos programas en su teléfono o tableta. ¿Quién todavía usa ordenadores portátiles? Incluso si encuentro una manera de romper el bloqueo a mi teléfono e instalar Popcorn Time en él, es menos probable que tenga éxito haciendo lo mismo para mi Apple TV o Alexa. Los proveedores de servicios también colaborarían en el bloqueo de dichos programas para proteger los derechos de autor.

Un fabricante de hardware, ya sea que el hardware sea un teléfono móvil, altavoz inteligente, reloj inteligente, televisión inteligente o cualquier cosa inteligente, hoy en día combina su propio hardware y software. Aunque la mayoría de los defensores de FOSS todavía están ocupados luchando contra el malvado Microsoft Windows, no son conscientes de que tanto ellos como Microsoft ya han perdido la ubicación del nuevo campo de batalla.

¡EL FOSS es para empresas y no para consumidores!

Está claro por los ejemplos que acabo de mencionar antes, que aunque las empresas utilizan FOSS, en la vida diaria de los consumidores todos los softwares utilizados son de código cerrado.

A diferencia de los individuos, las empresas pueden contratar personal para construir su propia nube y mantenerla para ellos. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de los softwares que utilizan las empresas sean libres no significa que también lo sean en el futuro. Revise mi primer párrafo otra vez. Si todo lo que ejecuto, se ejecuta en AWS. En realidad, no recuerdo haber ejecutado una sola línea de código en mi propio ordenador portátil durante semanas, lo ejecuto todo en la nube. Lo que significa que, si mañana, Python y todas las bibliotecas que utilizo se convirtieran en software de código cerrado, no notaría una diferencia mientras el proveedor de cloud computing que mi empresa utiliza siga proporcionándolas como parte de su paquete.

Necesitamos un Stallman que entienda como funcionan la nube y el blockchain

En los 80 y 90, cuando gente como Richard Stallman (RMS), Eric Raymond (ESR) y Linus Torvalds trabajaron en sus ideas de Software Libre y Open Source, entendieron tanto los sistemas operativos de la época como los marcos legales en los que se crearon los softwares.

Está perfectamente bien admitir que las ideas de Software Libre y de Código Abierto están muertas, ya que los entornos computacionales y los marcos legales en los que fueron creados también han desaparecido. Lo que importa ahora es que los nuevos defensores que entienden la economía de la nube, los marcos legales de hoy en día, y tal vez tecnologías como el blockchain y los contratos inteligentes, sean capaces de crear una alternativa fresca y moderna a FOSS.

Anuncios

Deja un comentario