Qué es la computación en la nube (Cloud computing)

Existen algunas tendencias en materia de tecnología que quienes nos interesamos en estos temas sabemos de que se trata, pero nos cuesta explicar a personas no familiarizadas. En este post intentamos una breve explicación sobre la computación en la nube que logrará que la chica o chico que te gusta no huya despavorido/a o tu abuela no se quede dormida a la segunda frase

Concepto
Dado que los especialistas no se ponen de acuerdo en una definición precisa comencemos con un ejemplo.

A fines del siglo XIX muchos usuarios producían su propia electricidad. Cuando con el perfeccionamiento de la tecnología de generación se fueron reduciendo los costos y aumentando la productividad de las usinas, estas empezaron a disponer de excedentes. A los usuarios medianos y pequeños les resultó más económico comprar esos excedentes que producir su propia energía.

En la industria informática está sucediendo algo parecido. El costo de los grandes equipos está bajando mientras que su capacidad de procesamiento está aumentando hasta el punto de que excede las necesidades de las organizaciones. En el otro extremo del mercado a los pequeños y medianos usuarios no les resulta fácil mantener sus propias estructuras informáticas al día.

Podemos decir en una primera aproximación, que la computación en la nube tiene que ver con ofrecer (o utilizar) recursos informáticos por una determinada cantidad de tiempo. La contratación del uso de esos recursos informáticos por parte del cliente no implica una transferencia de propiedad de los equipos que se utilizan ni la concesión de una licencia permanente del software que se ejecuta.

Los servicios de computación en la nube se dividen en 3 tipos:
Infraestructura como servicio (Iaas).
Plataforma como servicio (PaaS).
Software como servicio (SaaS).

Infraestructura como servicio (IaaS)

Engloba los servicios ofrecidos al usuario como el acceso a un hardware virtual en el que puede seleccionar características como cantidad de discos y espacio de almacenamiento de los mismos, memoria, sistema operativo, software y configuración de privilegios.

Plataforma como servicio (PaaS)

Aquí el desarrollador tiene acceso herramientas que puede integrar a sus aplicaciones sin tener que preocuparse por los recursos que consumen. Ejemplo de PaaS son los sitios de compra que te permiten pagar con tu cuenta de PayPal, las webs de los bancos que te muestran las ubicaciones de los cajeros automáticos en Google Maps o los portales que te permiten registrarte con tu usuario de Facebook o Twitter.

Software como Servicio (SaaS)
El usuario utiliza un software como si lo tuviera instalado en su computadora. Ejemplo de ello son el lector de libros en la nube de Amazon, el reproductor de películas de Netflix o la suite ofimática de Google Docs.

Clasificación según la propiedad de la nube

Nuestra primera aproximación podría dar a entender que la computación en la nube requiere que el usuario no tenga la propiedad de los equipos informáticos o sea titular de las licencias del software utilizado. Esto no es así.

Existen 3 tipos de modelos de computación en la nube.
Nube pública (Public Cloud)
Nube privada (Private Cloud)
Nube Híbrida (Hybrid Cloud)

Nube pública (Public Cloud)

El propietario de los recursos informáticos ofrece el uso de los mismos a terceros, generalmente a cambio de un pago periódico. Aunque también hay proveedores que los hacen en forma gratuita y otros una combinación de ambos.

Nube privada (Private Cloud)
Los recursos informáticos utilizados son propiedad de la(s) organizaciones que lo utilizan, pero ofrece prestaciones similares a las nubes públicas en materia de virtualización de hardware, herramientas para programadores o utilizaciónd e software en forma remota.

Nube Híbrida (Hybrid Cloud)
Algunas organizaciones que disponen de su propia infraestructura de computación en la nube también tienen contratado el servicio de nubes públicas para poder utilizar otros servicios o aumentos ocasionales en la demanda.

Características de un servicio en la nube

Aunque con variaciones, los servicios de computación en la nube comparten las siguientes características.

Puede ser operado por el usuario.
Se paga lo que se usa.
La capacidad se va adaptando según se necesita.
Personalización.

Puede ser operado por el usuario.
El usuario necesita acceder a los recursos en el momento y en la forma en que los necesita, sin necesidad de tener que esperar la intervención de personal del prestador del servicio.

Se paga lo que se usa

No siempre se usa la totalidad de la capacidad de procesamiento de los equipos disponibles o el software instalado. La gran ventaja de la nube es que podemos seleccionar lo que necesitamos y no pagar por lo que no usamos.

La capacidad se va adaptando según se necesita

Tanto por variaciones previsibles (por ejemplo una aerolínea que recibe mayor cantidad de reservas de pasajes en determinadas épocas del año), como imprevisibles (por ejemplo la web de una cadena de noticias en ocasión de un atentado terrorista) es necesario que la oferta del proveedor se adapte inmediatamente a los requerimientos del usuario.

Personalización
Aunque la posibilidad de libertad de elección del usuario sobre lo que se puede hacer varía (siendo la mayor amplitud en la infraestructura como servicio y menor en la de Software como un servicio) el usuario sigue disponiendo de opciones que le permiten seleccionar lo que se adecue mejor a sus necesidades.

En los próximos días volveremos con un post en el que te ayudaremos a explicar temas acerca de los que nosotros tampoco tenemos ni la menor idea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s