Historias y programas: El hombre que quiso cambiar el calendario

Eran los 80 y yo transitaba mi adolescencia aprendiendo a amar la informática con la Commodore 64. Todos los meses esperaba la llegada de 2 revistas españolas. Comodore World y Commodore Magazine. La primera era más profesional e ideal para los amantes de la programación extrema. La segunda tenía mejores reseñas y comentarios, y todos los meses elegía un tema (por ejemplo la inteligencia articial) y te enseñaba a hacer programas relacionados con eso. En esta mañana lluviosa en Argentina se me ocurrió recuperar esa tradición contándote una historia y hablando de un simpático programita presente en los repositorios de Ubuntu que no aporta demasiado pero es muy vistoso.

Allá por el siglo XIII la paz de la orden franciscana de Inglaterra estaba alterada. Un antiguo maestro de la Universidad de París ordenado fraile a la mediana edad decía cosas como estas. “El calendario es intolerable para toda sabiduría, un horror para toda la astronomía y motivo de risa desde el punto de vista matemático”.

Quién se expresaba de esta manera era Roger Bacon, una de las mejores mentes de su tiempo. que llegó a anticipar bastante antes que Leonardo Da Vinci la invención del telescopio, los anteojos, los aviones, motores de alta velocidad, barcos y los motores de gran potencia autopropulsados. También sostenia la revulsiva idea para la época de que la Ciencia podía encontrar verdades independientemente de los dogmas o de lo que estuviera escrito en un libro.

En una carta al papa Bacon, le informó que el año calendario tenía una diferencia de 11 minutos con respecto al año solar y que esa diferencia se iba acumulando llegando a la época de Bacon a un retraso de 9 días.

Fue el interés del papa Clemente IV el que le permitió saltarse las trabas de la iglesia e investigar más profundamente el tema. Allí llego a la conclusión que el calendario Juliano vigente hasta entonces tenía dos errores básicos. La duración del año y el creer que los equinoccios de primavera y otoño caían todos los años el mismo día. Esto es particularmente crítico para la iglesia Católica ya que el equinoccio de primavera europeo es la base del cálculo de la fecha de celebración de la Pascua.

Lamentablemente Clemente IV murió y Bacon fue silenciado por sus enemigos cumpliendo tiempo de prisión por sus ideas heréticas. Tuvieron que pasar 3 siglos para que el papa Gregorio XIII hiciera las correcciones que llevan su nombre y que constituyen el calendario que usamos actualmente.

En Linux tenemos muchos programas de calendarios de los cuales el más inútil pero el más bonito es Wonder Calendar.

Instalabre desde el Centro de Software de Ubuntu es gratuito pero tenemos que hacer el proceso como si fuera una aplicación paga.
1) Pulsamos en Comprar
wc1
2) Ingresamos nuestros datos de Ubuntu One Pass
wc2
Comprobamos los datos
wc3
Esperamos que nos pida la contraseña
wc4

wc5

Por algún motivo el programa inicia siempre en el año 2013 y no hay manera de cambiarlo. Tampoco de traducir
wc6
Una funcionalidad interesante es la de ingresar una frase corta por cada día
wc7
Para verla hay que pulsar sobre la fecha.

Como dije, no sirve para demasiado pero que es bonito es bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s