Como migrar a Linux si eres un usuario profesional

El fin de soporte a Windows XP obliga a los usuarios a buscar alternativas, ya sea dentro de los productos de la misma Microsoft o en los sistemas operativos de la competencia. En el caso de los usuarios domésticos la cuestión no va más allá de poder seguir en contacto por las redes sociales, ver películas y poder abrir los documentos creados con los programas que se usaban anteriormente. El mayor problema que puede presentarse es no poder usar los juegos.

Sin embargo en el caso de los usuarios para los que la computadora es una herramienta de trabajo la cuestión plantea problemas más complejos.

1) Hay una inversión hecha en licencias de programas de uso profesional.
2) Es necesario poder acceder y de ser necesario modificar los archivos creados con esos programas.
3) En algunos casos es necesario interactuar con un hardware muy específico y se requiere que estos tengan controladores compatibles con el nuevo sistema operativo.

Con respecto al primer punto existen soluciones que permiten utilizar programas de Windows en Linux, suelen ser de dos tipos.

1) Intérpretes: Son programas que actúan de intermediarios entre el programa y el sistema operativo “haciéndole creer” que está funcionando bajo Windows, suelen funcionar bien con versiones anteriores de los programas.

Wine: Es gratuito y puedes descargarlo desde la mayoría de las versiones de Linux, aquí puede consultarse la lista de aplicaciones de Windows que pueden utilizarse Aplicaciones de WIndows que corre bajo Wine
Bordeaux: Es de pago, aseguran compatibilidad con la versión 2003 de Office y con la versión cs 2 de Adobe entre otros programas.
Crossover: De pago aunque permite un período de prueba gratuito. Tiene una muy completa base de datos de aplicaciones compatibles.

2) Máquinas Virtuales:
Si el hardware que utilizamos soporta máquinas virtuales una alternativa válida es utilizarlas para correr Windows XP con el programa instalado sobre él. En general los riesgos de seguridad de seguir utilizando XP nacen de la conexión con otros equipos. Si lo usamos desconectado, de manera limitada y dentro de una máquina virtual no deberíamos tener mayores problemas. Virtualbox de Oracle nos permite crear y ejecutar máquinas virtuales fácilmente, es compatible con todas las versiones de Windows y está disponible para Linux .

En cuanto a la posibilidad de abrir y modificar archivos la situación es muy variable. Cualquier incompatibilidad que pudiera haber con los archivos de Microsoft Office quedó eliminada con la versión online de esta suite ofimática que puede usarse gratuitamente. Una lista de la equivalencia entre programas puede consultarse en este enlace

Con respecto a la compatibilidad del hardware la cantidad de productos compatibles es mucho mayor que antes. Existen dos tipos de controladores; los que aporta el fabricante y los desarrollados por la comunidad a partir de “ingeniería inversa”, en general el resultado es desigual. Lo mejor es instalar la distribución Linux en un disco externo o en un pendrive con la suficiente capacidad y probar.

Elegir distribución
Una de las cosas que más genera confusión en los futuros usuarios es la profusión de distribuciones Linux y el apasionamiento con el que los usuarios hablan de ellas a favor o en contra. En general los criterios para elegir distribución son:

a) Ideológicos
b) Soporte
c) Tipo de uso

A) Dentro de Linux existen dos grandes corrientes de usuarios; los que exigen que los programas utilizados sean de licencias abiertas y los que preferimos la mejor opción disponible. Existen distribuciones que instalan solo software libre, otras que dan la posibilidad de instalarlo y otras que lo instalan directamente.

b) En el caso de los usuarios profesionales es posible que necesiten una respuesta más rápida y completa a sus dudas de las que puede dar un foro. De las distros populares Ubuntu es la única que ofrece la posibilidad de soporte comercial. En el caso de Fedora u Opensuse deberán optar por sus hermanas dedicadas al mercado corporativo RedHat EnterpriseLinux y Suse Linux

c) Existen distribuciones que permiten una amplia libertad al usuario sobre que componentes instalar mientras que otras tienen un instalador completamente automatizado en la que el usuario solo tiene que completar sus datos. En el caso de los usuarios profesionales la opción más adecuada sería una que instale el sistema pero que no agregue programas innecesarios.

Esto nos lleva a los escritorios: Unity, KDE y GNOME 3 agregan más funcionalidades de las que un usuario profesional podría necesitar y esas funcionalidades consumen recursos del sistema. En el otro extremo LXDE por ejemplo es un escritorio espartano. Si buscas algo más parecido a XP están Mate y Cinnamon.

Una posibilidad es instalar una distribución diseñada para fines específicos. El proyecto Fedora tiene varias distribuciones especializadas Que pueden encontrarse aquí, otra opción es usar elbuscador de Distrowatch.

Instalando programas

La forma principal y más recomendable para instalar programas en una distribución Linux es mediante el gestor de paquetes que trae incluido. El gestor de paquetes es algo así como el abuelo de las appstore, Programas agrupados en categoriascon una breve descripción de los mismos y en algunos casos la valoración de los usuarios. Pulsando un botón podremos instalarlo o desinstalarlo.

El gestor de paquetes obtiene los programas desde los repositorios. Algunos repositorios son alojados en los servidores del desarrollador de la distribución y son mantenidos y actualizados por el mismo, otros si bien están en los mismos servidores el mantenimiento y actualización corre a cargo de los responsables de cada programa. Finalmente existen repositorios alojados en otros servidores y mantenidos por terceras personas que pueden agregarse a la lista.

En el caso de equipos en los que la estabilidad sea más importante que tener la versión más actual lo mejor es quedarse con los repositorios oficiales.

Cada familia de distribuciones (una distribución oficial y todas sus derivadas) utilizan un formato de empaquetado. Cada paquete inclye además del programa información sobre sus responsables e indicaciones al instalador sobre cuales son las dependencias (programas que se ocupan de funciones comunes como imprimir o guardar un archivo) que va a necesitar para su funcionamiento. En caso de faltar alguna dependencia el programa no será instalado.

En principio un formato de paquete de una familia no funcionará en otra, aunque existen herramientas que facilitan su conversión al formato de esa familia.

Es posible descargar un paquete (mientras sea del formato correcto) de Internet e instalarlo haciendo doble click, pero si la seguridad es crítica lo mejor es no hacerlo.

Particiones

Antes de instalar Linux es necesario preparar el disco formateándolo con un sistema de archivos que sea compatible. Es posible dividir el disco asignándole un formato de archivo diferente a cada espacio permitiendo utilizar por ejemplo Windows o Linux alternativamente.

Linux puede leer y escribir sin inconvenientes los archivos alojados en la parte del disco asignada a Windows (siempre y cuando la sesión de Windows se haya cerrado correctamente. Con la ayuda de determinados programas Windows puede leer aunque no modificar los archivos almacenados en el lado de Linux.

El formato más usado en este momento es EXT4 y es la opción que utilizan los instaladores cuando el usuario no indica otro parámetro. Adicionalmente se asigna un espacio de intercambio (swap) para uso del sistema en aquellos casos en que la memoria no sea suficiente para ejecutar todos los programas.

Tipos de usuarios y sistema de archivos

Gran parte de la fortaleza de Linux al ataque de virus se debe a su organización del sistema de archivos y a sus roles de usuarios. Los tipos de usuario son

a) Usuario root: Tiene acceso irrestricto a todo el sistema de archivos y puede hacer todas las modificaciones que considere necesarias en cualquier momento.

b) Usuario administrador: Accede temporalmente a los poderes del usuario root escribiendo el comando sudo y su contraseña
c) Usuario común; Puede usar el equipo pero no hacer modificaciones.

La función de las carpetas es la siguiente.
/bin y /sbin: Son el equivalente a C:\Windows y contienen aplicaciones imprescindibles para el funcionamiento del sistema.
/etc: Almacena archivos de configuración del sistema.
/home: Carpeta personal de cada uno de los usuarios, es el equivalente a C:\Users de Windows.
/Descargas: Aquí se guardan por defecto las descargas hechas por Internet, es el equivalente a la carpeta Downloads de Windows.

/lib:  Son programas a los que otros programas recurren para realizar funciones comunes, son el equivalente en Linux de las dll de Windows.
/media: En este directorio figuran los dispositiovs de almacenamiento extraíbles que tenemos conectados a nuestro equipo.lo
/root: Archivos correspondientes al usuario administrador.
/usr: Está es la aplicación preferida por la mayoría de los programas para instalarse. Es como la carpeta de Archivos de programas de Windows.
/var/log: En este lugar las aplicaciones almacenan sus registros de incidencias.

Enlaces
Wine
Bordeaux
Crossover
Virtualbox
Equivalencia de programas entre Windows y Linux
Listas de hardware compatible
Distribuciones derivadas del proyecto Fedora
Buscador Distrowatch

Anuncios

3 opiniones en “Como migrar a Linux si eres un usuario profesional”

  1. yo soy el caso de este articulo, echo en falta la solución que yo he adoptado, conexiones mediante comandos xfreerdp a un servidor con windows, que es el unico ordenador donde mantengo este sistema y los programas win2 que necesito. La fluidez y compatibilidad da mil vueltas a wine, remmina o wirtualbox…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.