Las impresoras y la vida sexual exitosa.

Hace poco me compré una impresora láser y todavía no me acostumbro del todo a usarla, Aunque parezca mentira mis dificultades con ella me dieron pié a profundas reflexiones
Esta mañana tenía que imprimir algo urgente, me levanté temprano, terminé el documento, seleccioné las opciones y le dí a imprimir. Nada.
Despues de insultar a Mark Shuttleworth, a Linus Torvalds y a HP por no proporcionar controladores como la gente pruebo desde Windows. Nada
Traté de recordar donde está la garantía, conté hasta 10 y controlé el cableado. Había enchufado el cable en el conector de red en lugar de hacerlo en donde iba. Intento de nuevo y funcionó perfectamente.
He aquí la moraleja.
Tanto con el hardware como en la vida sexual el secreto del éxito es meterla en el agujero que corresponde.

Anuncios

Deja un comentario