Las impresoras y la vida sexual exitosa.

Hace poco me compré una impresora láser y todavía no me acostumbro del todo a usarla, Aunque parezca mentira mis dificultades con ella me dieron pié a profundas reflexiones
Esta mañana tenía que imprimir algo urgente, me levanté temprano, terminé el documento, seleccioné las opciones y le dí a imprimir. Nada.
Despues de insultar a Mark Shuttleworth, a Linus Torvalds y a HP por no proporcionar controladores como la gente pruebo desde Windows. Nada
Traté de recordar donde está la garantía, conté hasta 10 y controlé el cableado. Había enchufado el cable en el conector de red en lugar de hacerlo en donde iba. Intento de nuevo y funcionó perfectamente.
He aquí la moraleja.
Tanto con el hardware como en la vida sexual el secreto del éxito es meterla en el agujero que corresponde.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.